jueves, 15 de noviembre de 2012

Dación en Pago de deuda hipotecaria

No fue suficiente la presión social para que el Gobierno tomará medidas ante el cada vez mayor número de desahucios, y hemos tenido que esperar a que una persona de 53 años decidiese suicidarse frente a la desesperanzadora situación que provoca un desahucio.

¡ Vergüenza ! Esto es lo que siento por vivir en un país que infló la burbuja inmobiliaria para beneficio de unos pocos y cuyas consecuencias se traducen en más de 58.000 desahucios durante el año 2011.

¡ Vergüenza ! Por mantener una legislación que favorece el lucro de bancos, promotores inmobiliarios y constructores, condenando de por vida al ciudadano de a pie que aspira a adquirir un pequeño piso en su ciudad.