martes, 21 de febrero de 2012

Hipotecas más rentables

NúmerosRecientemente he tenido conocimiento de la propuesta para introducir un nuevo índice vinculado a nuestros préstamos hipotecarios, es decir, sustituir el ya tradicional Euribor por el conocido como IRS o Interest Rate Swap.

Pero, ¿qué características tiene el IRS para considerar este cambio? Pues básicamente se trata de un índice que se calcula a cinco años, frente al Euribor a 12 meses que usamos actualmente. Un plazo más largo se traduce en mayor estabilidad, y al mismo tiempo en un tipo de interés algo más elevado.

Entonces, ¿a quién beneficiaría este cambio? Por un lado los clientes podrían disfrutar de una mayor tranquilidad sin estar sujetos a los continuos vaivenes del Euribor y a las actualizaciones típicamente anuales. Por otro lado los bancos obtendrían una mayor rentabilidad gracias al mayor valor asociado a este índice.

¿Compensa? Probablemente no, al menos para el cliente. Disfrutar de un tipo estable conlleva notables ventajas, sobre todo para afrontar problemas económicos durante la vida del préstamo. Sin embargo el sobrecoste asociado convierte la operación en poco rentable.

¿Qué sucederá en el futuro? Los clientes que ya dispongan de una hipoteca vinculada a Euribor seguirán manteniéndola tal cual. Los nuevos clientes dependerán de la reacción de los bancos, que podría pasar por hacer desaparecer las hipotecas vinculadas a Euribor para ofrecer exclusivamente aquellas referenciadas a IRS.

A partir del 29 de Abril podría abrirse la veda para las nuevas hipotecas IRS, si bien la inestabilidad económica deja abierto el abanico a que la propuesta se quede en papel mojado.

Otra cuestión sería en que medida podría afectar la llegada del IRS al mercado de depósitos, si bien nada nos hace pensar que los bancos estén dispuestos a ofrecer mayores rentabilidades ante este hecho.

Más información en el diario Cinco Días y en este blog de hipotecas.

martes, 7 de febrero de 2012

PIB 2012: España entra en recesión

FMIPara los ufanos en materia económica podéis considerar el Producto Interior Bruto, más comúnmente conocido como PIB, una especie de termómetro que mide el buen hacer de la economía de un país.

Este indicador refleja en cierta forma la producción tanto de bienes como de servicios, de forma que un PIB positivo indica crecimientos de las empresas que ofrecen estos productos, mientras un decrecimiento de este indicador se traduce en una menor producción con los consiguientes efectos negativos.

Haciendo balance del pasado 2011 no parece excesivamente negativo haber cerrado el año con un crecimiento del 0,7%, si bien sería necesario compararnos con otros países europeos para valorar el dato.

El problema viene con las previsiones que ha realizado el Fondo Monetario Internacional para este próximo año 2012, y que se traducen en un decrecimiento del 1,7% para 2012 y del 0,2% para 2013.

En resumen, recesión técnica si arrancamos el primer trimestre del año a la baja, y a largo plazo menos producción, menos ventas, menos empleo y más paro. Si el Gobierno se esconde un as bajo la manga tal vez sea el momento de sacarlo, aunque el susto será descubrir que tal As no existe.

Más información en el diario Expansión
En otros blogs: PIB en España y PIB 2012