martes, 24 de febrero de 2009

Hipotecas a 50 años

Sabemos que es realmente complicado conseguir que te concedan una hipoteca. Los bancos no tienen liquidez y prestar dinero no está entre sus planes a corto plazo. En consecuencia las pocas hipotecas que conceden son aquellas donde no hay peligro de morosidad, para lo cual piden tasas de endeudamiento muy bajas.

Una forma de reducir esa tasa de endeudamiento es aumentar el plazo de la hipoteca, si bien esto provoca que aumenten los intereses que terminaremos pagando a la entidad bancaria de forma exponencial.

Además, no son muchos los bancos que se animan a ofrecer plazos de amortización tan largos, y cuando los ofrecen solo es para los más jóvenes, típicamente menos de 25 años.

Entre las entidades a las que deberías acudir te recomendamos BBK, Caja Duero, Caixa Tarragona, Caja Círculo y Caja Burgos. Aquí podrás encontrar hipotecas con estos plazos de amortización a 50 o 52 años, si bien para ello tendrás que contratar demasiados productos adicionales (seguros, tarjetas, etc).

Antes de aventurarte a una hipoteca a 50 años piénsatelo dos veces, echa los cálculos oportunos, y cerciórate de que no existe otra alternativa. Ojo, los intereses que pagarás con tantos años serán enormes. También puedes empezar con la hipoteca a 50 años y posteriomente solicitar una subrogación de hipoteca para cambiar de entidad y reducir el plazo de amortización, una vez tengas nuevos ingresos, claro.