miércoles, 5 de noviembre de 2008

Hipotecas

HipotecaPor desgracia, cuando deseamos adquirir una nueva vivienda, no solemos disponer del capital necesario para hacer frente al pago de la misma, ya sea de primera o segunda mano.

En estos casos debemos solicitar un préstamo hipotecario a una entidad financiera, de forma que si cumplimos una serie de requisitos determinados por la propia entidad tendremos acceso a este dinero.

A cambio se genera un plan de amortización que determinará las futuras cuotas mensuales que tendremos que abonar periódicamente. Estas cuotas además de cubrir el capital integro del préstamo incorporan unos intereses que representan el beneficio que obtendrá la entidad bancaria.

El inmueble que adquirimos gracias a este dinero se convertirá en una garantía de la devolución del préstamo, de forma que si no pudieses hacer frente al pago de los correspondientes cuotas, la vivienda podría ser subastada con el fin de obtener liquidez para la liquidación del préstamo.

El tipo de interés de una hipoteca puede ser fijo o variable, siendo en este segundo caso determinado mediante un índice de referencia y un diferencial. El principal índice de referencia en la zona Euro es el Euribor, si bien en España aún podemos contratar hipotecas referenciadas al IRPH.

No hay comentarios: